Archivo de la etiqueta: política fiscal

El reto de un nuevo panorama fiscal en Europa

Made with Storyboard That

Según un informe de Oxfam Intermon, “actualmente, el 1% más rico de la población mundial posee más riqueza que el 99% restante de las personas del planeta.

España no es una excepción: en 2015, el 1% más rico de la población concentra ya casi tanta riqueza como el 80% más pobre. Mientras, la población en situación de pobreza y exclusión ha alcanzado en 2014 su máximo histórico, un 29,2% de la población, 13,4 millones de personas.

Hoy en día es imposible combatir con éxito la pobreza sin abordar de manera decidida la actual crisis de desigualdad. Atacar el complejo entramado de paraísos fiscales que hace posible que se vacíen las arcas públicas es fundamental para combatir la desigualdad de forma efectiva”.

En efecto, en un contexto de crisis económica que se dilata en el tiempo más de lo tolerable resulta mucho menos tolerable aún continuar con políticas fiscales que ahondan toda más en el estancamiento.

Veo dos frentes para recuperar las haciendas a medio plazo:

  • Tal y como propone Intermon abordar el problema de los paraísos fiscales.
  • Apostar por políticas fiscales que busquen estimular la inversión y el consumo.

Carece de toda lógica una noticia reciente leída en La Voz de Galicia donde se informaba de una mayor recaudación del impuesto de bienes inmuebles desde que estalló la crisis. Según este diario, los gallegos pagan 160 millones de Euros más por este impuesto que hace siete años. Hecho atribuible a la revisión al alza de los valores catastrales en los municipios gallegos. Presionando el bolsillo de los ciudadanos es, en términos de recuperación fiscal, pan para hoy y hambre para mañana.

El ministro de economía español, Luis de Guindos, ha manifestado que el nuevo gobierno que se forme tendrá que asumir un recorte de más de 5000 millones en los presupuestos de 2017. Todo ello para cumplir los objetivos de déficit público. La clave reside en que partidas tocar. Cada año que pasa es un deja vu, si no apostamos decididamente por impulsar la inversión empresarial y ayudar a los consumidores no saldremos nunca de esta situación.

Respecto a la lucha contra los paraísos fiscales y, convengamos meter también aquí, contra el fraude y la evasión fiscal. ¿Vamos a seguir cayendo en la doctrina del miedo a la fuga del capital? ¿O vamos a salir de la cueva, en alusión al famoso relato de Platón, y darnos cuenta de que el capital que realmente invierta en en nuestro desarrollo empresarial es precisamente el que necesita concentrar nuestros cuidados?

Rebaja del IRPF: caramelitos para el pueblo

Made with Storyboard That

El manejo del presupuesto del estado que gestiona el gobierno de Rajoy nos hace retroceder, al menos, al primer cuarto de siglo XX en investigaciones y teorías sobre el funcionamiento de la economía. Hablamos de un uso arcaico de impuestos y gastos de la hacienda pública: si entra más, pues gasto más; si entra menos, pues gasto menos.

Ya no se tienen en cuenta las consecuencias sobre una economía estancada, con el crédito bancario bloqueado y un panorama desolador para muchas familias. La clave reside en lo que se conoce como multiplicadores fiscales, resortes por los cuales el incremento de un Euro de gasto/inversión públicas genera una expansión determinada de la renta. Según analistas como Emilio Ontiveros, cuyo artículo se hace referencia en una entrada de este blog, estos multiplicadores han podido estar siendo subestimados al configurar la política económica desde que estalló la crisis en e período 2007-2009.

La ministra Soraya Saenz ha querido dejar claro como esta rebaja del IRPF trata de “devolver a los ciudadanos el esfuerzo fiscal que les pedimos”. Al mismo tiempo el presidente indicaba en rueda de prensa que los deberes cumplidos en materia de déficit público y las buenas perspectivas de crecimiento económico apoyaban este rebaja de 1500 millones de Euros propuesta para los ejercicios 2015-2016.

Y esto aún cuando son muchos los analistas que están indicando, de forma obvia, como una parte de la rebaja del IRPF de Rajoy depende de la situación de las comunidades autónomas.

Un enfoque sobre las finanzas del estado que le confiere a los impuestos, por un lado, y a la inversión y el gasto públicos por el otro, la categoría de caramelitos para la gente; en lugar de valiosos instrumentos de política económica. Aguinaldos para cuando las condiciones sean propicias y se vislumbren elecciones en el horizonte, cuando realmente son herramientas de gestión para estimular el crecimiento económico y el empleo.

La cuestión griega y Europa en seis hashtags

varoufakis, grecia, euro

La economía griega cerró el año 2014 con un crecimiento anual del 0,8% cuando la media de la UE lo hizo un 1,3%. En el primer trimestre de 2015 el dato alcanzaba el 0,2% solamente, muy por debajo del 1,1% de la media de la UE. El país heleno continua en deflación y lo que necesita realmente es un estímulo económico*.

Sigue siendo el país con mayor desempleo de la Unión Europea, cerca anda España; en marzo su tasa era del 25,7%, sin embargo el dato supone una recuperación de 0,8 puntos sobre la media de 2014.

El déficit público en Grecia para 2014 fue del 3,5% sobre el PIB, ascendiendo al 177,1% el peso de la deuda pública. Para la media de la UE, el déficit fue del 2,9% y el peso de la deuda pública del 86,8%. Es mucha la diferencia respecto a la media, ofreciendo esto la dificultad de armonizar políticas en toda la Unión Europea.

A continuación presentamos algunas claves para enfocar el proceso político-económico que se vive en Grecia:

#PIGS

Así se ha venido llamando despectivamente a Portugal, Italia, Grecia y España; lamentablemente caricaturizadas como despilfarradores y de baja productividad. Una idea basada en algunas evidencias pero también en muchas falsedades, que ha calado incluso entre la “troika” y los mercados financieros, tanto como para no creer en otra receta diferente del ajuste fiscal y la devaluación salarial para la recuperación de sus economías.

#Rescate financiero

Cuando las finanzas de un estado soberano no pueden pagar los pasivos que vencen a corto plazo, se recurre a un fondo internacional para refinanciar esta deuda. Otro tipo de rescate es el que un fondo internacional, autoridad monetaria o gobierno propio ejercen sobre la banca nacional par evitar la quiebra del sistema.

Grecia debe pagar 1500 millones de Euros prestados por el FMI que vencen entrado Julio, de ahí la necesidad de refinanciar esta deuda y de ahí la polémica en torno a las nuevas condiciones impuestas.

#Troika

Así se conoce al grupo formado por el FMI, BCE y Comisión Europea; los dos últimos son instituciones de la Unión Europea. Se comportan más como prestamistas que como instituciones con el objetivo de gobernar por la recuperación económica de uno de sus socios.

Las condiciones propuestas para la concesión de un nuevo crédito están configuradas para garantizar su devolución a medio plazo haciendo “caso omiso de todos los principios de la macroeconomía” como indica Paul Krugman*, argumentando “que no es una cuestión de análisis; es una cuestión de poder, el poder de los acreedores para tirar del enchufe de la economía griega”.

#Varoufakis

Al estado griego se le exigen nuevas reformas en materia fiscal con objetivos plurianuales de superávit público, hasta 2018 como fecha límite. Se trata de políticas fiscales restrictivas, como subidas de los tipos reducidos del IVA al estandar del 23% o recorte de gasto social haciendo hincapié en las pensiones; con la excepción de una rebaja en el impuesto de sociedades.

Condiciones ante las cuales el gobierno liderado por el presidente Tsipras y el ministro Varoufakis se han mostrado indispuestos a aceptar sin consultar antes al pueblo, porque suponen un serio freno al programa político con el que triunfó en las elecciones de enero de 2015 y, además, podrían ser malas recetas para estimular la recuperación del crecimiento y el empleo.

#Grexit

La salida del Euro, si bien dibuja un panorama de gran incertidumbre, abre la puerta a la devaluación monetaria local para así estimular las exportaciones, el turismo y el crecimiento económico por esa vía. De hecho la única forma de compaginar políticas fiscales restrictivas con crecimiento es pudiendo manejar la moneda propia.

En cualquier caso no sabemos hasta que punto el mercado de divisas podría echar por los suelos una moneda tan pequeña en el actual contexto internacional; y por ejemplo que consecuencias tendría ello para un país, como España, que necesita importar suministros y materias primas para su sector industrial.

#Austericidio

Es un concepto mediatico en respuesta a la austeridad fiscal propuesta todos estos años de crisis económica. Retomando las palabras de Paul Krugman sobre macroeconomía, es de manual que si no hay crecimiento económico, el paro sube y las medidas para incentivar la expansión del crédito no funcionan; elevar impuestos y reducir gasto público tiene un efecto directo y negativo sobre el propio crecimiento y el empleo.

¿Acaso no saben esto los responsables y los analistas de la Troika? Claro que si. Lo que sucede es que, como apunto más arriba, se comportan como meros prestamistas y, además, están formados en una escuela de pensamiento neoliberal. Esto implica pensar que toda crisis se soluciona con privatizaciones, flexibilidad laboral, reformas fiscales y acciones de política monetaria. Da igual que hablemos de los 70s y la crisis del petróleo, los 80s y la deuda sudamericana o los 90s y sus tormentas financieras. Siempre insisten en la misma medicina.


* Datos extraídos de Eurostat Data Base.
* Grecia, al borde | Paul Krugman en El País.

EL BCE sopla el tipo de interés real negativo

tipos de interés, bce

Sobre la bajada al 0,5% del tipo de interés oficial del BCE y con la inflación al 0,6% para julio de 2014 (avance Eurostat), comparto un podcast con la presencia de Juan R. Rallo entre otros economistas. En la tertulia se insiste en que más bajadas de tipos apenas contribuirán a la recuperación de la economía.

La crisis de balance en que nos hemos metido a raíz del gran endeudamiento de familias, bancos y empresas hizo que un abaratamiento del dinero no generase una expansión del crédito. Por su parte, las medidas cuantitativas del BCE solo han servido para tapar agujeros en el sistema financiero. A consecuencia se proponen los estímulos de la política fiscal. Una idea que cuaja con otros enfoques; tal y como recuerda J. C. Díez al mismo John Maynard Keynes en su libro Hay vida después de la crisis: “¿Es que usted en una trampa de la liquidez de manual, no es keynesiano?”.

Entrando en ideas nuevas me ha llamado mucho el concepto “desinflación”, en alusión a un proceso de “desindexación de la economía a la inflación”; como lectura positiva por la bajada del nivel de precios tras la fuerte política de reducción salarial que ha venido guiando las varias reformas laborales… Si bien, también se reconoce en la tertulia que la devaluación interna no es la mejor salida para una economía desarrollada.

ECONOMÍA: llamativa decisión del BCE

Keynes ante la encrucijada europea de la crisis económica

Esta sencilla pero brillante explicación del catedrático por la Universidad Politécnica de Madrid, Julián Pavón, nos ilustra sobre la evolución de las teorías económicas y su validez según el contexto histórico. Ello no deja de reflejar lo que siempre he defendido y defenderé: Fisher, Keynes, Friedman, Lucas… Todos llevan razón.

Está todo visto en el estudio de la economía y nada más que se necesita aplicar la receta adecuada, sea fiscal o sea monetaria, según el diagnóstico correcto. Solo hay que debatir sobre cuales serán las prioridades, tal y como apunto en un anterior artículo sobre la gestión de la crisis económica, habiendo sido la austeridad fiscal la opción tomada.

Aportaciones del modelo keynesiano para esta gran crisis económica

Las ideas contrapuestas suceden, o bien, porque las hipótesis no son las mismas; o bien, porque las prioridades difieren. Supongamos una crisis económica con un elevado desempleo y una baja inflación, además de serias limitaciones al crédito y con los tipos de interés por los suelos. Les suena, ¿verdad? Con estas hipótesis, si priorizamos la recuperación económica frente al equilibrio inmediato de las finanzas públicas; podemos asegurar que una política fiscal expansiva sería lo más adecuado.

En este sentido, se puede resumir lo siguiente:

  • El manejo de impuestos y gasto público tendrá un impacto muy efectivo en la economía nacional.
  • El mayor déficit público que se asumiría tendría como compensación la recuperación del crecimiento y, por tanto, de los ingresos fiscales a medio plazo.
  • Mantener un tope sobre el déficit en una depresión como esta contribuye a retrasar la recuperación.

Pero no es sencillo. Las naciones occidentales, en especial las europeas, viven inmersas en una pinza económica desde que la crisis económica estalló. 1) Por un lado, el estancamiento y el desempleo azuzados por la brutal restricción del crédito; y 2) por el otro, el elevado endeudamiento tanto público como privado en sus economías.

Austeridad fiscal no evita mayor peso de la deuda pública

A pesar de la famosa austeridad fiscal, es tan grande el estancamiento económico que los déficits presupuestarios son inevitables. En la zona Euro el peso de la deuda pública para el primer trimestre de 2014 (Eurostat, nota del 22 de julio de 2014) supuso el 93,9% de su PIB, siendo Grecia el primero de la lista con un 174,1% y España el sexto con un 96,8%. Respectivamente y en relación al mismo trimestre del año anterior estos datos suponen 1,4; 13,5 y 6,7 puntos porcentuales a más.

Todo ciudadano está familiarizado con la idea de que un incremento del gasto en la economía genera renta y esto, a su vez, genera más gasto; y vuelta a empezar. Cuando las economías se hayan en depresión, elevar el gasto público a través de proyectos en infraestructuras, refuerzo de servicios públicos, etc.; puede ser una buena forma de impulsar el crecimiento y el empleo.

La clave en los multiplicadores fiscales

En algunos foros se ha venido comentando acerca de una infravaloración que se había hecho de los multiplicadores fiscales para toda la zona Euro y su entorno. Esto es, el mecanismo que hace que un Euro más de gasto público redunde en un determinado crecimiento del PIB. Se estimó para un conjunto de países avanzados una media de entre 0,9 y 1,7 puntos (Wordl Economic Outlook del FMI, octubre de 2012).

Tomando la presión fiscal en España, que para el año 2012 se situó en el 32,5% del PIB (datos del Eurostat); un Euro más de gasto público redundaría en un crecimiento de entre 0,9 y 1,7 Euros de PIB, esto podría significar un crecimiento de los ingresos fiscales entre 0,29 y 0,55 Euros por cada Euro a mayores de gasto público.

Finalmente, este fenómeno habría que interpretarlo también en el sentido contrario: una reducción del gasto público contribuye a reducir el crecimiento económico. Un hecho que refuerza la idea de que otra política económica hubiese sido posible y, desde luego, mucho más saludable para todos.


*Nota bibliográfica: Diez evidencias sobre los multiplicadores fiscales, por Guillermo De La Dehesa en El País; artículo de noviembre de 2012.